BIZCOCHO | Repostería Creativa - Club Bakery

BIZCOCHO


Hola que tal estáis? Hoy vengo con una receta un poco dramática para algunos y muy sencilla a la vez, se trata de un sencillo bizcocho, y digo dramática porque para algunos lo ven como una tarea difícil de preparar o porque una vez que se han metido en faena cuando sacan el resultado del horno se dan cuenta de que no ha salido bien. Yo he hecho un montón de bizcochos y la verdad es que requiere su técnica, si encuentras una receta que te lo explique bien sólo tienes que seguirla al pie de la letra, claro, si te lo explica bien....Esta vez yo me he propuesto una meta y es conseguir el bizcocho perfecto, sí, sí, como lo has oído el bizcocho perfecto, y lo he conseguido.Probé a hacer algunas recetas que tenía guardadas y por fin dí con una que me ha encantado. Es un bizcocho tierno, esponjoso y riquísimo de sabor, nada que ver con los que se compran por ahí y además muy muy natural. Os animo a echar un vistazo y lo intentéis hacer, eso sí al pie de la letra.





Precalentamos el horno a 180 grados.
Engrasamos la fuente del horno con mantequilla o con un poco de aceite de girasol.

NOTA: las claras tienen que estar totalmente limpias sin ningún resto de grasa ni de yema, porque sino será muy difícil batirlas a punto de nieve. Igualmente haremos con el recipiente donde se van a batir, tendrá que estar totalmente limpio sin ningún resto de grasa.

Yemas y azúcar: lo batimos bien bien, todo junto hasta que doble su volumen , parezca ligero y de color casi blanco, tómate tu tiempo.

Ralladura de limón, esencia de vainilla: lo añadiremos a la mezcla anterior con cuidado de no bajar el volumen.

Aceite y leche: lo añadimos poco a poco, batiendo a velocidad baja y sin bajar el volumen de la masa.

Harina y levadura: juntamos estos dos ingredientes, echamos la mitad de esta mezcla en el tamizador y lo incorporamos a la anterior mezcla, la de las yemas, removemos a velocidad baja. Continuamos añadiendo la otra mitad de la harina y levadura, también tamizada y a velocidad baja. Apartamos.

Claras y pellizco de sal: Lo batimos bien bien, a punto de nieve, sabrás que está bien batido cuando vuelques el recipiente boca abajo y no se caiga nada, por arte de magia se quedará pegado en el recipiente.




En el mismo cuenco donde hiciste la primera mezcla vamos añadiendo las claras, empezaremos echando la mitad y con la espátula lo vamos mezclando lentamente con movimientos envolventes, con cuidado de no bajar el volumen de la mezcla.


Ahora ya echamos la mezcla en la bandeja que teníamos engrasada, no te preocupes de si se irá a pegar porque esta receta es una maravilla, cuando esté hecho el bizcocho y se enfríe se podrá desmoldar perfectamente.
Lo metemos en el horno y esperamos alrededor de 40 minutos, para saber si está hecho meteremos una aguja de punto o algo similar, si sale la aguja limpia entonces ya tienes el bizcocho hecho, pero si sale manchada entonces tendrás que esperar otro ratito y probar a ver otra vez con la aguja, hasta que salga limpia.
Una vez sacado del horno esperamos a que se enfríe y ya podemos desmoldarlo y degustarlo. Podemos echar por encima azúcar glass como he hecho yo así quedará bonito y un pelín más dulce. Si esta receta la has hecho sin perder detalle, te habrá salido un bizcocho excelente, espero haberte ayudado con esta receta.



También te puede interesar...