TARTA DE QUESO RELLENA DE PROFITEROLES | Repostería Creativa - Club Bakery

TARTA DE QUESO RELLENA DE PROFITEROLES


¿Qué podemos hacer para mejorarla una tarta de queso? Pues sí, podemos mezclarla con otro manjar que hará que la haga más divertida, y es incorporando unos deliciosos profiteroles rellenos de nata.
Van dos recetas en una, aprenderás a realizar profiteroles con masa choux, y una tarta de queso con un sabor especial, además no necesita horno. Lo único decirte que los profiteroles sí hay que hacerlos al horno, pero puedes hacer una pequeña trampa, y es comprarlos ya hechos y rellenos de nata. Además ya los puedes encontrar en un montón de supermercados, sobre todo en la sección de congelados.


¿Cómo se hacen los Profiteroles?
        Sólo tienes que seguir estos sencillos pasos...

Pon el agua a calentar en un cazo junto con la mantequilla cortada en trozos. Cuando se haya deshecho la mantequilla y haya cogido calor el agua, pero sin llegar a hervir, echa toda la harina de golpe y dale vueltas sin parar hasta formar una masa.




Añade un huevo y damos vueltas a la masa hasta que lo haya absorbido. Así lo irás haciendo con los siguientes, de uno en uno hasta agotarles. Con la masa lista la metes en una manga pastelera con una boquilla de estrella ancha para ir formando los pastelitos.



Coloca papel de hornear en una bandeja que irá al horno y forma los profiteroles.
Mételo en el horno a 200° hasta que estén dorados

Para hacer la Tarta de Queso

Coge las láminas de gelatina y ponlas a remojo en agua fría.


Coge las galletas y tritúralas. Lo puedes hacer de dos formas, una es metiendo las galletas en una bolsa bien cerrada y darlas golpes con un rodillo de cocina, hasta triturarlas; y la otra forma sería triturándolas en un robot de cocina.
Ya listas, las mezclas con la mantequilla derretida y lo colocas como base para la tartera (la tartera mejor si es de 21cms de diámetro). Apartamos.




Bate la nata bien fría en un cuenco frío. Cuando veas que ya está batida puedes añadir finalmente el azúcar, poco a poco y removiendo lentamente.
Con la gelatina hidratada la vamos a deshacer en medio vaso de leche recién hirviendo del fuego. Sacamos las gelatinas, las escurrimos y rápidamente las deshacemos en la leche.
Apartamos y dejamos enfriar.
Bate el queso con de azúcar.
Añade a continuación la gelatina ya fría y mezcla lentamente; si usas un colador mucho mejor, siempre se forma algún grumo en la gelatina y así no se te colarán.


Añade a la mezcla el colorante y la esencia de vainilla.
Finalmente mezcla 500grs de nata batida y mezcla lentamente.

Prepara los profiteroles dentro y alrededor de la tartera y echa encima la mezcla del queso.
Haz hincapié en que entre bien por todos los huecos.





Mételo en el frigorífico de 2 a 3 horas.

Con la nata que sobró adorna la tarta como en la foto

Sirve una porción de tarta y podrás observar que espectacular mezcla se puede llegar a lograr con esta tarta de queso tan deliciosa.
La puedes decorar con dulce de leche, como es mi caso.